» Portada
» Quienes
» Objetivos
» Contactos
» El faro del clima
» Archivos


Búsqueda personalizada




















 
 
 
 
 




 
Búsqueda personalizada























Reflexiones:
BENEDICTO XVI SUPERSTAR EN MADRID

Jairo MÁXIMO (*)



MADRID (EUROLATINNEWS) – Cuando el errante Benedicto XVI llegó a Madrid rodeado de glamour para protagonizar la Jornada Mundial de la Juventud-2011 arrasó con su cruzada católica bajo una canícula infernal. Incluso vivió una noche tormentosa. Pronunció ocho discursos en cuatro días de visita privada y regaló éxtasis de Dios para más de “un millón de peregrinos”, ayudado por 28 mil voluntarios identificables por una vistosa camiseta color verde.

“El catolicismo es la única religión de la salvación”, proclamó en el marco de su anhelo por recuperar España para la Iglesia de Roma.

Sin su presencia y el apoyo confeso por tierra, mar y aire del gobierno socialista, de la monarquía, de la derecha política, de la radio y la televisión pública -que retransmitió en directo todos los actos institucionales y religiosos del espectáculo- este show cruzado habría sido intrascendente.

¡Pecadores! ¡Que la vergüenza caiga sobre ellos! Olvidaron que España es un Estado aconfesional. Voz populi, vox Dei. La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es un macroevento trienal del orgullo ultracatólico en el cual el cinismo, la frivolidad y el mercantilismo de la Iglesia católica encuentran su máxima expresión. Fue concebida en 1984 por el Papa Juan Pablo II. Está dirigida a peregrinos low cost de los cinco continentes que se reúnen para rezar, cantar y aclamar al Papa con sus banderas patrias. El kit peregrino preparado para los visitantes de los 182 países que arribaron a Madrid estaba subvencionado por empresas privadas. Mochila, camiseta, rosario, crucifijo, abono transporte, menú peregrino, guía de iglesias y otros objetos.

Pero alojamiento, visitas a museos, conciertos musicales católicos y agua bendita, eran gratuitos. Barra libre. Cortesía del Estado español.

¡Un chollo!

“Love revolution concerts predications misión plaza de España, 16h00-00h00”, publicitaba un concierto que he contemplado de reojo in situ. En el parque del Buen Retiro instalaron 200 confesionarios portátiles bilingües para celebrar “la fiesta del perdón” con cerveza sin alcohol. Allí Benedicto XVI confesó durante cuarenta minutos a cuatro peregrinos menores de 30 años. Curiosamente, allí está el enigmático monumento “El Ángel Caído”, uno de los pocos del mundo dedicado a… Lucifer.

“Good Catholics use condoms”, aconsejaba un panfleto firmado por católicos progresistas que encontré tirado en el parque.

“La JMJ es una cascada de luz y muestra el coraje de ser creyentes”, afirma Joseph Alois Ratzinger (Alemania, 1927) teólogo y ex soldado nazi por circunstancias que controla a la perfección las disciplinas fe, espectáculo y marketing. Su estilo seduce tanto como sus exclusivos zapatos rojos de película. ¿Cuál peli?...Lógicamente…”El Diablo Viste de Prada”. “Vivimos un eclipse de Dios”, advierte Benedicto XVI.

Pero, cuando empezó a leer su discurso en la tarde/noche del sábado de vigilia en el aeródromo de Cuatro Vientos, una explanada equivalente a 48 campos de fútbol --repleta de ¿peregrinos o papistas?-- el cielo de Madrid enloqueció.



Oscureció, tronó, llovió, ventiscó y descargó tormentas eléctricas. La conexión a Internet se fue y muchas de las 17 capillas prefabricadas salieron volando. Siete personas resultaron heridas. El viento se llevó las 600 mil hostias allí preparadas para la eucaristía papal dominical.

Se especuló con sacarlo de aquél maldito sitio. Pero él sentado impávido en su trono, un impresionante escenario de 200 metros de largo cubierto con una tonelada de pintura blanca, ni se inmutó. Solo pensaba. Ad gloriam. Fueron veinte minutos de suspense hictcokquiano. “El Señor, con la lluvia, nos manda muchas bendiciones”, bromeó antes de recomenzar el discurso.

¿Eclipse de Dios? ¡No! Maldición de Zeus.

Y como en la viña del Señor caben todos, un día antes de que Benedicto XVI llegará a Madrid un centenar de asociaciones constituidas por ateos, laicos, agnósticos, cristianos de base, gais, transexuales, republicanos y indignados a título individual realizaron una marcha/manifestación con el lema “De mis impuestos al Papa cero. Por un Estado laico”.

Denunciaban los gastos públicos que ocasionaba la visita papal, que no es de Estado, y propugnaban la eliminación de los privilegios jurídicos, simbólicos, políticos, fiscales y económicos de los que goza la Iglesia católica. “Unas cinco mil personas”, según la policía secundaron el acto que cruzó la Puerta del Sol, símbolo de los indignados del movimiento 15-M, fuertemente custodiada por las fuerzas de seguridad.

La JMJ contraataca e informa que los 50 millones de euros gastados en la visita son de fondos propios.

“No os dejéis intimidar por un entorno en el que se pretende excluir Dios”, pregona el Papa en otro discurso. Pero cuando huestes de cruzados peregrinos se encontraron con los manifestantes en la Puerta del Sol sacaron pecho y empezaron a rezar de rodillas, a cantar Aleluya y, sorprendentemente, a insultar a los manifestantes en diferentes lenguas.

“Benedicto XVI, Benedicto XVI”; “Te queremos Benedicto XVI”; “Está es la juventud del Papa”; “Herejes”; “Maricones”; “Pervertidos”; “Hijos de Lucifer”… y otras lindezas gritaban.

Los manifestantes, jugando en casa y sin pelos en lengua, replicaron en lengua castellana. “Benedicto XVI es nazi”; “Benedicto XVI acoge pedófilos”; “Está no es la juventud del Papa”; “Aborto sí pedofilia no”; “Cristianos sí Vaticano no”; “Esa mochila la he pagado yo”; “Yo soy pecador, pecador”; “Ni Dios nos representa”; “Somalia os espera”; “Iros al cuerno de África”.

Fue en este almodovariano momento que las porras policiales salieron volando Sol arriba Sol abajo en aras de la seguridad. “Basta de mariconadas, sacad las porras y lo que haga falta”, ordenó un mando policial. “Para proteger peregrinos”, puntualizó. Al terminar la batalla ocho personas resultaron detenidas y 11 heridas, tres de ellas policías.

“Los manifestantes son parásitos”, afirmó la derecha cruzada y la cúpula eclesiástica. “Momentos desagradables puntuales”, consideró el portavoz del diplomático Estado Vaticano.

Al finalizar la visita papal los datos son de vértigo.

Beneficios económicos de 160 millones de euros para la región, según la patronal. En el aeródromo de Cuatro Vientos 2.753 personas fueron atendidas con lipotimia y se recogieron 127.100 kilos de basura mezclados con muchos… preservativos utilizados. Ofició una misa pública en la plaza Cibeles con el auxilio de 8 mil curas y 88 obispos. Participó de vía crucis en el paseo de la Castellana. Se encontró con 1.664 monjas y fue recepcionado por más de mil profesores universitarios católicos de todo el mundo. Dio la Comunión a ministros, al alcalde, a la presidenta de la Comunidad, a un ex presidente, a banqueros y a diversos empresarios de las 28 empresas patrocinadoras del evento, etcétera. Hasta permitió que por primera vez las jóvenes abortistas pudiesen confesar. ¡Reciclar es preciso!

Los cariocas que se preparen para la JMJ en 2013 excepcionalmente adelantada para no coincidir con los Mundiales de Fútbol en Brasil en 2014.

“Nuestras cruces no están apolilladas”, avisa Benedicto XVI.

“Río de Janeiro ofrecerá una moldura especial”, declaró en Madrid el actual gobernador de Río.

“¡Peligro, que viene el Papa!”, rezaba un cartel en la céntrica plaza de Tirso de Molina antes de que Benedicto XVI superstar arribara a la capital española.
¡Dicho y hecho!
É no perdona ni a griegos ni a troyanos.

¡Arrasa!

Cariocas, al loro, que para Río irá con su santo-espectáculo.

(*) Jairo MÁXIMO, Periodista brasileño radicado en Madrid



(EUROLATINNEWS)

Copyright:
Este artículo y su contenido no puede ser utilizado sin el consentimiento de
EUROLATINNEWS
  Copyright ® Euro Latin News --All Rights Reserved.