» Portada
» Quienes
» Objetivos
» Contactos
» El faro del clima
» Archivos


Búsqueda personalizada





Enrique GUZMAN de Acevedo



Corresponsal en Europa



Corresponsal



Fotos del Concierto
Los VAN VAN
Estocolmo-2012



Corresponsal en Suecia
Fotografias



Un Programa para Todos



En Facebook
















 
 
 
 
 




 
Búsqueda personalizada







Arte:
JULIEN MARINETTI: EL “BEST SELLING” DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

Paola SANDOVAL, Corresponsal en Europa





PARIS (EUROLATINNEWS) - Considerado por algunos críticos como “el Picasso del siglo XXI”, el pintor y escultor francés Julien Marinetti es reconocido en el mundo del arte por haber sido el pionero en crear el sincretismo artístico de fusionar la pintura y la escultura. Vende al año unas 300 obras, únicas en su género.

Es internacionalmente conocido por sus perros bulldog en bronce, pintados y barnizados, de todos los tamaños.

"La única cosa que me enorgullece es haber hecho algo para honrar el mercado del arte actual. Ahora existe un lobby, el cual se debe de exterminar, gente que quiere imponer ideas y preconcebidos que no tienen nada que ver con el arte, como por ejemplo, el llamado arte conceptual”, señala a EUROLATINNEWS Julien Marinetti.

“Tan deformado está el concepto del arte, que a efectos de marketing y para ennoblecer actividades del ser humano, se habla de arte culinario, arte de vivir, etcétera”, añade.

Julien Marinetti (19 de enero de 1967-París) expone sus obras en más de 80 galerías del mundo. Su encuentro con el pintor Jean Dewasne en 1997, que le presentó los conceptos de abstracción y anti escultura constructiva, influyeron en su investigación pictórica. Mezcla entonces los conceptos de representación libre, expresión narrativa, Pop art e incluso el cubismo en sus pinturas y esculturas, en las que la figura más representativa es, sin duda, ‘Doggy John’, su perro bulldog.



En su estudio artístico, en las afueras de París, donde se encuentran celosamente guardadas algunas pocas obras correspondientes a los distintos períodos de su trayectoria, nos recibe cordial. Marinetti es un artista consumado, pero con una búsqueda insaciable de conocimiento. Erudito en la materia, ha devorado todos los libros de historia del arte a su paso. Todas sus obras son exclusivas y muestran una creatividad sin límites, en constante alerta.

“Pinto y creo sin cesar. Soy un operario, un obrero. Cada obra la hago con mis propias manos, no cuento con ningún asistente, siempre rápidamente, lo hago con pasión y un dominio adquirido en las últimas décadas. Pasé fácilmente de un lienzo para pintar a ‘Doggy John’ en 3D. Este perro pintado o lacado, junto con mi concepto de sincretismo artístico, nació en 2004, cuando decidí volver a conectar con la escultura. Si bien la moda es usar la resina, yo elegí un material noble: el bronce”, explica mientras acaricia una de sus obras.

El acabado de laca, inspirado en la tecnología del automóvil, aumenta perfectamente los colores vivos de cada una de sus obras. Nada está dejado al azar. Después del perro, siguieron el oso Popy y el pato Kwak. Volúmenes nuevos, nuevas formas, nuevos retos para un artista constantemente en busca de medios para expresar su energía creativa. Julien Marinetti es un virtuoso que aborda con maestría el apoyo bidimensional o tridimensional.

“A los coleccionistas de arte les escucho, a veces estoy sorprendido por su frenesí o ideas por algunas obras mías. Cada pieza es única, ninguna se repite. Cada obra realizada es obra vendida, ninguna está en el fondo de una galería. Le debo mucho a los galeristas, entre ellos a Robert Bartoux con quien expongo con gran éxito en Singapur, tanto así que ahí me consideran una celebridad nacional. Cada obra tiene un coste real, ninguna de mis obras está por las nubes, sólo quiero dinero para poder seguir trabajando y evolucionando en mi arte de manera tranquila, feliz y eficaz”, comenta risueño Marinetti.

Reconocido internacionalmente, participa usualmente en obras de caridad, y sus obras se exhiben siempre apoyadas con una escenografía muy imaginativa y llamativa en las galerías u hoteles más importantes de París, Londres, Ginebra, Singapur, Nueva York, entre otros.



Marinetti admite una mirada suya muy particular en sus esculturas-pinturas: la línea rápida, la sensación de volumen, y el dominio del color. Hay quienes le comparan con Jean-Michel Basquiat, por los colores y la velocidad de la línea, otros con Andy Warhol, por su influencia Pop art, pero todos coinciden en que Julien Marinetti es singular. Estudió en su adolescencia el arte del desnudo en la reconocida Academia de la Grande Chaumière y luego no terminó sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Francia.

“Me considero un artista lúcido, es cierto que no terminé Bellas Artes, pero porque me percaté que no se trataba de copiar a otros artistas, sino de dar lo mejor de uno mismo. Yo he estudiado la historia del arte, a los grandes maestros, y observo, por supuesto, el trabajo de varios otros artistas contemporáneos, aunque algunos me dejen atónito, pues se nota el tráfico de influencias. Pero lo verdadero y auténtico es lo único que permanecerá, el resto es sólo un grito de la moda”, puntualiza con rictus serio Marinetti.

En su próxima cita, expondrá en Miami al lado de Fernando Botero, en la galería Hélène Becker, y tras el triunfo en países asiáticos y anglosajones llegará ahora el turno de Latinoamérica para deleitarse con la pericia de este extraordinario “best-selling” del arte contemporáneo, un artista que tuvo unos inicios bastante duros.

En algunas de sus obras reza la frase: “Marinetti ya no llora”… Y es que su nombre ya está escrito en la historia.





(EUROLATINNEWS)

Copyright:
Este artículo y su contenido no puede ser utilizado sin el consentimiento de
EUROLATINNEWS
  Copyright ® Euro Latin News --All Rights Reserved.